05 Diciembre 2022

5 trucos para evitar que el perro se aburra mientras estamos en casa

¿Está inquieto, mordiendo cosas que no debe, dando zarpazos para llamar la atención o cavando agujeros en su jardín? Aunque estos comportamientos pueden parecer los típicos juegos de un cachorro, podría tratarse de un caso de aburrimiento canino.

El aburrimiento canino se produce cuando tu cachorro tiene demasiada energía. Esencialmente significa que tu cachorro no está recibiendo suficiente estimulación y que su energía física se está acumulando en su interior sin forma de liberarla. Los perros también pueden aburrirse de una rutina monótona, igual que nosotros. Son más inteligentes de lo que parecen. Te mostramos algunas formas de cambiar la rutina de tu cachorro para que su comportamiento sea cada vez mejor y su vida más feliz.

1. JUGAR

La respuesta más sencilla es jugar con tu perro. Los perros son alegres por naturaleza y quieren pasar todo el tiempo que puedan contigo. Juegue a tirar de la cuerda, a ir a buscar un objeto o invente un juego nuevo. Dé vueltas por el suelo, corra por el parque y mire el mundo desde la perspectiva de su perro. El tiempo de juego, aunque sea corto, es bueno tanto para ti como para tu cachorro.

2. CAMINAR

¡Vete de paseo! Es un hecho evidente: la mayoría de las veces nuestros cachorros simplemente necesitan más ejercicio. Piensa que tu perro es como en un niño que está creciendo. Tiene un montón de energía y necesita liberarla de alguna forma. Añade a su rutina paseos más largos y verás cómo se produce un cambio, pero no sigas siempre la misma ruta. Prueba algo nuevo. Camina por un sendero diferente, pasea por un lugar nuevo o atrévete incluso con una ruta de senderismo. Al igual que las personas, ellos también disfrutan cambiando de escenario.

3. JUEGOS DE ENTRENAMIENTO

Del mismo modo que las personas, los perros pueden aburrirse si no tienen ningún reto que afrontar. Prueba algunos trucos nuevos o nuevas actividades de entrenamiento con tu cachorro. ¿Sabe sentarse, ponerse de pie o dar vueltas sobre sí mismo? ¿Sabe cómo buscar y traer objetos, o rodar por el suelo? Sé creativo y enseña a tu perro a buscar ciertos objetos en casa o incluso a traerle el periódico desde el exterior. “Cansar” a tu perro no es solo cuestión de movimiento físico. Házle pensar y manten su cerebro activo.

4. SNACKS DIVERTIDOS

Hay muchos tipos de chuches que satisfarán el paladar de tu cachorro, y lo mantendrán sano y ocupado. Prueba a rellenar el Kong con mantequilla de cacahuete o yogur, y métalo en el congelador. Si a tu perro le gusta masticar, echa un vistazo a los WHIMZEES: snacks diarios totalmente naturales y de larga duración que reducen la placa y el sarro de los dientes de tu perro (probado científicamente) mientras lo mantienen ocupado. Si deseas ver otros productos consulta nuestra gama de snacks para perros Wellness CORE.

5. JUGUETES INTERACTIVOS

Una pelota o un muñeco pueden hacer feliz a tu perro durante un cierto tiempo, pero los juguetes interactivos abren todo un mundo nuevo a nuestros queridos amigos peludos. Deja que la nueva tecnología trabaje para ti. Pueda encontrar lanzadores de pelotas automáticos, juguetes a pilas que se mueven y dispensan comida, o juegos tipo puzle que fomentan el desarrollo cerebral y el movimiento físico. Si necesitas un descanso, siéntate y deja que las pilas hagan su trabajo.

Cada cachorro es diferente, por lo que puede llevarle algún tiempo averiguar qué es lo que mejor funciona tanto para ti como para tu mejor amigo. Empieza a introducir algunas de estas opciones en su rutina y observa los cambios. Da tiempo a tu cachorro para que se adapte a nuevos objetos y entornos, especialmente durante su fase de socialización. En nuestro caso ocurre igual: nuestra perspectiva y nuestra vida pueden cambiar con unas semanas de nueva rutina.